VIVIANA BILEZKER

Fundadora y directora

Coordinadora docente
Supervisora de equipos
Acompañante en fin de vida

Me formé como Psicoterapeuta Humanista (Autoasistencia psicológica, modelo del Dr. Levy) y en Cuidados Paliativos.
Soy experta en Validación (Método Feil) para la comunicación con personas con demencia y facilitadora para la toma de decisiones por Consenso.
En 1992, a partir de mi experiencia como acompañante en fin de vida, desarrollé el **Modelo de Acompañamiento que hoy es Diplomatura en El Faro**, realizando una síntesis de aportes y recursos de variadas disciplinas humanistas de Oriente y Occidente.
En 2008, junto a otros profesionales, fundé la Asociación Civil El Faro y, desde allí, soy responsable de su dirección como también docente, acompañante en fin de vida y facilitadora de actividades abiertas a la Comunidad.

FAVIO BARBIERI

Co-fundador

Docente
Acompañante en fin de vida
Facilitador actividades abiertas a la comunidad

Mi nombre es Favio Barbieri, miembro fundador de El Faro. Años antes de la creación de El Faro, conocí a Vivi en una formación de Acompañamiento en Fin de Vida. Llegué allí motivado por dos grandes inquietudes: una personal en torno a mi propia muerte (con la que ya había tenido algunos encuentros presenciales) y otra profesional, dado que la psicología social, los enfoques humanistas y la antroposofía despertaron en mí un interés que mantengo hasta el día de hoy. Este interés acerca del misterio y el desafío de colaborar culturalmente a hacer manifiesto lo latente me motivó a participar en la creación de espacios para hablar de la muerte y todas las sensaciones que esto despierta subjetivamente en cada persona. Tuve y tengo la posibilidad de ir creando este Faro social que irradia conciencia y convoca personas interesadas en la misma temática.
Colaboro desde los inicios más que nada en el área docente y a la vez me siento uno más dentro de un grupo de personas que sigue creciendo y haciendo de El Faro un lugar de pertenencia, en expansión y crecimiento.

DÉBORA GLUSBERG

Responsable de administración y secretaría

Acompañante en fin de vida y duelo

Mi nombre es Débora Glusberg.
Estudié Acompañamiento Terapéutico y, en un camino de búsqueda personal y profesional, llegué a El Faro, donde me formé como Acompañante en Fin de Vida hace ya diez años.
Para completar mi formación como Tanatóloga, como parte del Programa Puente, realicé la especialización en Acompañamiento en Duelos y coordinación de grupos de duelo en Dolus.
Formo parte de la comisión directiva desde 2014. Me ocupo de la parte administrativa y colaboro en la creación y desarrollo de las distintas actividades y formaciones que proponemos.
En El Faro encontré un lugar de crecimiento y encuentro donde hablamos y aprendemos tanto de la muerte como de la vida, con respeto y sin solemnidad. Es un espacio donde nos escuchamos con atención y empatía, donde a veces nos emocionamos y otras nos reímos mucho. Y como grupo, compartimos una mirada y un objetivo: trabajar en crear conciencia sobre la importancia de seguir desarrollando una cultura del acompañamiento.
Porque todos podemos acompañar y necesitar ser acompañados.

LIDIA RAGGI

Acompañante en fin de vida y duelo

Facilitadora de actividades abiertas a la comunidad
Co-conductora de umbrales tv

Se dice que a los artistas los inspiran las musas o los eventos. A mí me inspiraron ambos.
A mi madre le llevó 12 años recuperarse de su enfermedad (una perforación de intestino seguido de un trasplante de intestino de cordero, algo muy difícil para esa época, en 1947). Esa fue mi inspiración para lo que hoy realizo con enorme alegría.
Lo primero que sentí era que si mi madre reía y se sentía acompañada, la ayudaría a curarse. Por eso, todas las tardes me sentaba en el suelo, apoyaba mi espalda contra la mesita de luz, sobre la cual había una radio de madera muy grande, y escuchábamos Tarzán, los Pérez García y, los sábados, un ciclo de teatro llamado Las dos carátulas.
En mi casa hablaban, mejor dicho, murmuraban mucho sobre la muerte (la que en cualquier momento le sucedería a mi madre) y sobre su fragilidad, suponiendo que yo no escuchaba. Mi madre vivió hasta sus 74 años.
Fui recorriendo un camino hasta llegar a Reiki. Durante 22 años, le brindé tratamiento a personas en proceso de fin de vida por diferentes enfermedades.
Hace 10 años, cuando en El Faro comenzó la formación de Acompañamiento en Fin de Vida, fue claro para mí que necesitaba más recursos para acompañar y me anoté.
Para mi acompañar es un arte. Estar con otro desde nuestra humanidad, de una manera simple, cotidiana, sin juzgar, solo estando en presencia. No imaginé que acompañar en fin de vida sería lo que estaba destinado para mí. Afortunadamente lo experimenté en los comienzos de mi vida y puedo continuar haciéndolo ahora, cuando estoy más cerca del final. ¡Es un aprendizaje maravilloso que me nutre y me hace feliz!

CLAUDIA CASTIGLIONE

Docente

Acompañante en fin de vida
Facilitadora de “la vida en un año”

Soy Claudia Castiglione.
Me he formado como Acompañante en fin de vida en El Faro en el año 2012. Desde la adolescencia me sentí llamada por la tarea docente y la he ejercido durante toda mi vida. Me entusiasma compartir mi experiencia, abrir caminos y acompañar en el proceso de descubrimiento de lo nuevo. Cuando me convocaron para formar parte del equipo docente de nuestra Diplomatura acepté, con la convicción de la importancia de la tarea que realizamos en conjunto para hacer crecer una cultura de acompañamiento.

CAROLINA BERRA

Docente

Acompañante en fin de vida y duelo

Mi nombre es María Carolina Berra.
En el año 2005 falleció mi padre y con su muerte, dejó en mí el regalo de una semilla: la vivencia de que la muerte puede ser un momento de inconmensurable belleza si se llega a ella desde un lugar de conciencia.
En el año 2013, comenzó a germinar esa semilla que la muerte de mi padre me legó: comencé a cursar la formación de Acompañamiento en Fin de Vida en El Faro Asociación Civil. Posteriormente, me formé en el área de Duelo y finalmente me convertí en Tanatóloga, para tener la posibilidad de caminar junto a quienes, por edad o enfermedad, transitan la última etapa de la vida. Actualmente, acompaño a niños, personas mayores y sus familias en ese momento tan especial de la vida.
En 2020 me incorporé a El Faro como docente, donde actualmente imparto clases en la Diplomatura en Acompañamiento en Fin de Vida, focalizándome en el área de trabajo biográfico.
Es mi deseo que cada vez más personas puedan abrirse a desarrollar la conciencia de la muerte y de la importancia de prepararnos para ese viaje trascendental de la mejor manera posible.
Desde el equipo de El Faro, los esperamos para transitar juntos esta nueva cultura de acompañamiento e incorporar a la muerte como parte de vivir una vida plena.

MARISA FRESCÓ

Coordinadora del área de acompañamiento y voluntariado

Supervisora de equipos
Acompañante en fin de vida

Mi nombre es Marisa Frescó. Llegué a El Faro por la necesidad de atender y entender el lugar que ocupa en mí el dolor frente a la presencia de la muerte de personas muy queridas y sus pérdidas posteriores.Reconocí en la propuesta el valor del rol de acompañante y decidí formarme en la Diplomatura que ofrece El Faro. A partir de allí, me he desarrollado como Acompañante en Fin de Vida y soy parte de este equipo en el que coincidimos en que esta función nos une desde una mirada tanto profesional como espiritual y humana. En 2020, me postulé como voluntaria en la coordinación del voluntariado y las admisiones de quienes buscan acompañamiento, lo que me permitió reconocer cuántas personas estamos sensibles a mirar la muerte como parte de la vida y hablar de ello. Por eso, invito a aquellas personas que están atravesando situaciones vinculadas a la muerte y al duelo, a que consulten tanto por nuestro equipo de acompañantes voluntarios como por las distintas actividades que ofrecemos con el objetivo de incorporar la muerte a nuestras vidas y vivirlas con mayor plenitud.

MÓNICA BENETTI

Docente

Acompañante en fin de vida y duelo
Facilitadora de actividades abiertas a la comunidad

Mi nombre es Mónica Benetti, soy docente y Counselor. Llegué a El Faro hace 5 años motivada por acercarme al acompañamiento en fin de vida.
Allí encontré la posibilidad de formarme realizando la Diplomatura. Desde un comienzo me sentí “formando parte” ya que El Faro es una casa de puertas y corazones abiertos. En 2019 fui convocada para participar en el Círculo de confianza que acompaña a la Comisión Directiva y, en 2020, me sumé al Equipo Docente. La pandemia nos convocó para acompañar de una manera especial, conformando así el Equipo de Acompañamiento, al cual también pertenezco. Y –como El Faro siempre va por más-, junto a Dolus (donde realicé la especialización en duelos) lanzamos la formación en Tanatología, en la cual también me he formado. Hoy en día, junto a otras Tanatólogas del Equipo, llevamos adelante distintas propuestas vinculadas al área de Duelos. Me honra y me hace feliz pertenecer a El Faro porque me siento en total sintonía con sus propuestas. El trabajo que desplegamos es vital para que, como seres humanos, podamos vivir nuestra finitud de manera consciente –lo cual nos revitaliza la vida- y con el anhelo de compartir con otras personas situaciones vitales trascendentes, construyendo una cultura de acompañamiento.

MARIANA PEREZ

Responsable de comunicación y redes

Coordinadora y facilitadora de actividades abiertas a la comunidad
Acompañante en fin de vida y duelo

Mi nombre es Mariana Eugenia Perez desde hace más de 10 años que acompañó a pacientes y a sus familias, en los momentos finales de su vida en el servicio de cuidados paliativos del Hospital Tornú, tarea que me ha llevado a conocer personas maravillosas de las cuales he aprendido y sigo aprendiendo. Una de ellas es Viviana Bilezker, presidenta de El Faro, que luego de ser parte de un seminario que ella dio en el Hospital es que decidí formarme en la diplomatura en acompañamiento en final de vida.
Inicie la diplomatura en el 2019, experiencia que no solo me formó desde lo académico al adquirir herramientas para poder trabajar con un otro en una parte muy importante de su vida, sino desde lo vivencial, el trabajo interno en este año fue realmente mágico, desde aquí que mi pilar es el autoconocimiento, la autoexploración, la implicación, la empatía, la conciencia de finitud y la escucha activa.
Comencé mis prácticas en El Faro justo al inicio de la pandemia, un enorme desafío nos impulsaba a seguir con la tarea, a adaptarnos, a seguir aprendiendo pero sobre todo seguir acompañando, a estar con un otro que en la mayoría de los casos está sufriendo.
Me seguí formando realizando un curso de especialización en duelos, y luego la formación de coordinación de equipos de duelo.
Nuevamente de la mano de El Faro y Dolus me forme como Tanatóloga, uniendo en esta nueva parte de mi vida el “final de vida y los duelos”.
Este año fui invitada a formar parte de la comisión directiva en El Faro, lugar en el que estoy actualmente para poder seguir trabajando hacia una cultura de acompañamiento.

AGUSTINA ENZ PONDAL

Secretaria docente

Acompañante en fin de vida y duelo
Facilitadora de actividades abiertas a la comunidad
Co-conductora de umbrales tv

Soy Agus Enz.
Dicen que cuando encontras el camino, el sendero se allana. Así fue como descubrí mi profesión y no paré de formarme dentro y fuera del Faro.
En el 2019 me forme en acompañante en fin de vida en El Faro, diplomatura que me abrió el pecho a tal punto que la llame “mi flor de loto”. La que no se mancha, la que a – a pesar del caos- sigue en pie, impoluta.
En el 2020, en plena pandemia, realice las prácticas de la diplomatura. Una oportunidad única de aplicar todo lo aprendido. La escucha activa, la empatía, el desafío de acompañar a la distancia con tanta incertidumbre, entre otras cosas. Fue un gran desafío que me propició muchas herramientas y autodescubrimiento en el arte de acompañar.
En el 2021 continúe mi formación en Dolus realizando un curso de especialización en duelos. Y luego en conjunción con ambas instituciones me formé como Tanatóloga, dándole sentido cíclico al “final de vida y los duelos”.
En marzo de este año, me pregunté: “¿Si puedo trabajar con la muerte, porque no trabajar también con la vida?”. Reflexión que derivó en un curso de Doula de nacimiento el cual decidí realizar en búsqueda de mi niña y mujer interna, para sanar mis propias heridas a fin de luego poder ayudar a otras mujeres a sanar las suyas.
Este año me invitaron a formar parte de la comisión directiva en El Faro, lugar que desempeño con mucha alegría y que me permite trabajar en conjunto en hacia una cultura de acompañamiento.